? Seguir a @aliantonio Crisis, Negocios y Dinero » Blog Archive

PYMEs: 8 Malos hábitos financieros en los que debe evitar caer

{ Posted on May 02 2012 by Alí Antonio Manrique }

Los malos hábitos, como ya habrá oído, son una cuestión de trabajo. Tanto los malos como los buenos. Una vez que se establece un buen hábito, es cuestión de rutina. Imagínese teniendo rutinas que mantengan sus finanzas personales y empresariales por buen camino. Suena bien, pero no es tan fácil. Hay que cultivarlos y trabajarlos. Para conseguir tener buenos hábitos financieros, primero deberá hacerle frente a los malos hábitos financieros que tiene ahora. Veamos cuales son esos malos hábitos financieros en los que debe evitar caer.

1.    Ser desorganizado. La desorganización cuesta dinero. Mucho dinero. Es dinero mal gastado por no pagar a tiempo, por intereses de mora, afiliaciones a grupos en los cuales usted ya no está interesado, suscripciones a revistas que ya no lee, facturas de clientes morosos, y garantías que nunca se usan.

Es fácil imaginar que la causa por defecto de todo esto, es la desorganización. Sin la intervención del hombre, el mundo tiende al caos. Eso es especialmente cierto en nuestros escritorios.

Esto quiere decir que si usted no ha colocado de manera consciente los sistemas en su lugar, todo el papeleo y el mantenimiento de las finanzas de su negocio se transformarán en desorden crónico.

No permita que sus documentos se apilen, las facturas se atrasen o sus pagos lleguen tarde.

2.    Preparar sus propios impuestos. A menos que usted sea un contador, es una buena práctica empresarial contratar a un experto para asegurar que sus impuestos se preparen correctamente.

No se trata de que hacer una declaración de impuestos sea tan complicado, sino que su tiempo se gasta mejor haciendo cosas que ya usted sabe como hacer.

Preparar sus propios impuestos puede que no le meta en problemas con hacienda, pero le puede llevar a pagar más de lo que usted debería pagar.

3.    Tener miedo de obtener un préstamo. Hay un montón de malas razones para obtener un préstamo, pero también hay muy buenas razones para hacerlo.

Se puede obtener un préstamo a bajo interés y así evitar altos intereses sobre el inventario. Puede solicitar un préstamo para trasladar su negocio a un lugar mejor y más grande, con el consiguiente beneficio que eso significa.

De igual manera, un préstamo le puede permitir comprar maquinaria y equipos para su empresa o negocio, para acelerar la producción y liberar mano de obra que se ocupen de hacer trabajos más importantes.

Lo más importante es que un préstamo le permitirá a su empresa ganar más dinero. No deje que el miedo le paralice en la construcción de su negocio.

4.    Sub-valorar sus productos o servicios. Si el servicio que usted presta o los productos que hace, son de buena calidad, piense que la gente estará dispuesta a pagar un precio decente por lo que ofrece.

Eso es obvio, a menos que usted le diga que no tienen que hacerlo. Si sus productos o servicios están cumpliendo con la demanda, permita que los precios estén a la altura de la misma. Valore lo que produce, tanto como lo hacen sus clientes.

5.    No deje que pequeñas fugas hundan el barco. Ejemplos de esto, son los cargos por sobregiros, cargos por pagos atrasados y similares, los que pueden secar su cuenta bancaria y puede dañar su reputación financiera ante los prestamistas y potenciales inversores.

Ese dinero se gasta por su propia desorganización. No haga eso. Reparare las pequeñas fugas, pues estas tienen el potencial de volverse un gran boquete.

6.    Hacer caso omiso a las inversiones que aumentan su productividad. Puede ser una pieza de equipo, un nuevo empleado o un nuevo sistema que tome algún tiempo y dinero poner en práctica.

Si usted sabe que puede aumentar la productividad general de su negocio, usted no debe pasar por alto la oportunidad de hacerlo. Hay inversiones inteligentes que pueden ayudar a que su negocio sea más ágil, más dinámico; en fin una maquina que produzca beneficios.

7.    Confiar en que está recibiendo el mejor valor por lo que paga. Eso se traduce en la tendencia de creer que la tecnología que se tiene es lo mejor e ignorar la obsolescencia de la misma.

Hacer la tarea, cada seis meses, le permitirá estar al día con las tendencias y de esta manera asegurar que sus equipos y maquinarias no estén perdiendo valor.

Lo mejor es, que muchas veces no es necesario cambiar de proveedores o de servicios.

8.    Fallar en negociar. Ponga por caso que usted hace una investigación en Internet  y descubre que existen buenos tratos que se pueden hacer con otros  proveedores.

No llame a su proveedor para cancelar, llame para negociar. Con el fin de mantenerlo como cliente, es probable que su proveedor iguale rápidamente las ofertas del competidor.

Negociar no es malo, puede ser un buen negocio.

© 2022 Todos los Derechos Reservados. Crisis, Negocios y Dinero

Alí Manrique

Autor: Alí Manrique

Ingeniero con especialización en Gerencia de Proyectos (PMI). Apasionado de los temas de Gerencia y Finanzas Personales. Del leer, nace el saber.

  1. 1 Trackback(s)

  2. Bitacoras.com

Permítanos saber lo que piensa, déjenos su comentario