? Seguir a @aliantonio Crisis, Negocios y Dinero » Blog Archive

La innovación, esa panacea para la crisis, como desarrollarla

{ Posted on Sep 14 2009 by Alí Antonio Manrique }

innovacion

Poder crear productos y servicios de manera ágil y de forma económica es el reto para estos tiempos de crisis y turbulencia. La creación de productos y servicios de manera inesperada no solo nos ha traído cosas como la viagra, el Red Bull o el Wii, sino que estos pueden tener un patrón para su creación. Veamos.

Red Bull nace, cuando Dietrich Mateschitz era ejecutivo de una multinacional alemana por allá en la década de los ochenta, en Tailandia. Desgastado por los continuos jet lags causados por sus constantes viajes entre la casa matriz y Bangkok le aconsejaron que tomara un tónico a base de cafeína llamado Krating Daeng, producido por una farmacéutica local y muy popular entre los obreros de la construcción quienes hacen un trabajo sumamente extenuante.

Al probar el producto para nada le gustó el sabor aunque reconoció que funcionaba como vigorizante. Entusiasmado regresó a Austria en 1987 adaptando la bebida al gusto europeo. Para ello redujo la cantidad de azúcar y lo gasificó. Había nacido el Red Bull. Al principio fue un desastre con el público de prueba.

A nadie gustó del nombre, del sabor o del logotipo. Por supuesto que el emprendedor tuvo miedo. Hoy las ventas de este producto alcanzan los 3,5 mil millones de latas anuales, y planea expandirse a la China e India para el próximo año.

Como el caso de Red Bull, la innovación surge con frecuencia donde menos se espera. Sin embargo, gracias a los trabajos de pensadores de prestigiosos institutos tales como el MIT (Massachustts Institute of Technology) o de la Wharton School está quedando más claro que es posible ver un patrón aun en las innovaciones inesperadas.

Del trabajo de gente como Christian Terwiesch,  Karl T. Ulrich, Eric von Hippel y Scott Anthony profesores de las instituciones antes mencionadas es posible extraer varios consejos sobre como encontrar innovaciones sorprendentes. La primera es posiblemente la más fundamental.

Busque las buenas ideas no solo dentro de los laboratorios de Investigación y Desarrollo. Búsquela en otras regiones geográficas y también entre investigadores e inventores poco ortodoxos. “Las oportunidades no golpean la puerta. Salga a buscarlas” dice Terwiesch.

Tal y como hizo Dietrich Mateschitz, puede importar ideas de mercados geográficamente remotos. La inspiración para la cadena Starbucks le vino a Howard Schultz de las cafeterías italianas. El fenómeno televisivo American Idol  nació de un programa de concurso de la televisión alemana.

Otro consejo es el de identificar las pequeñas empresas poseedoras de un producto de nicho con potencial amplio, pero negligente con el mismo. Es ese el caso de Wii, de la Nintendo, consola que revolucionó la industria de los Games y creó un segmento nuevo dentro de ella.

La idea vino de una empresa llamada Gyration, que desarrolló un sensor de movimientos de la mano para un control remoto de televisión. Vislumbrando el potencial fantástico del mismo, la Nintendo adquirió la tecnología para usarla en el Wii Remote, el control remoto inalámbrico que detecta y mimetiza los movimientos en tres dimensiones.

Una fuente de innovación es la de identificar a los usuarios de punta e inventores independientes. Los Lead Users, son consumidores que utilizan los productos de forma innovadora y los mejoran por iniciativa personal. El caso clásico es el de la Mountain Bike, la cual fue hecha por un grupo de ciclistas con piezas de repuesto de las bicicletas convencionales.

Ese mercado completamente nuevo entro en el radar de la compañía americana Specialized, que lanzó la primera bicicleta de ese tipo en el mercado la cual se convirtió en sinónimo del segmento.

Identificar a los inventores es un patrón típico de los capitalistas de riesgo del Valle de Silicio. En 1998, el emprendedor Andy Bechtolstein (cofundador de Sun MicroSystems) fue el primero en invertir en Google, firmando un cheque de 100 mil dólares para Google Inc, empresa que aun no había sido creada legalmente. Los autores Terwiesch y Ulrich dicen que las buenas ideas pueden ser halladas hasta en periódicos y revistas.

Según Scott Antonhy, de Innosight, también es válido dar una oportunidad a las ideas fracasadas. De ellas surge lo inesperado. Al comienzo de los años 90, los laboratorios Pfizer produjeron el prototipo de una droga para la angina llamada Sidenafil, la cual no funcionó. Sin embargo, ella tenía un efecto colateral interesante en la erección.

Es así como nació el Viagra. Estadísticamente, según Clayton Christensen, gurú y autor de El Dilema del Innovador, 93% de las ideas exitosas comienzan en la dirección errada. Para muchos es preferible tener 995 ideas ridículas y cinco geniales, que tener mil ideas simplemente buenas.

Por cierto, tengo un amigo que constantemente viaja a China y en uno de eso viajes descubrió un Shampoo de hierbas que no solo para la caída del cabello sino que regenera el cuero cabelludo. Estamos por traerlo.

© 2020 Todos los Derechos Reservados. Crisis, Negocios y Dinero

Alí Manrique

Autor: Alí Manrique

Ingeniero con especialización en Gerencia de Proyectos (PMI). Apasionado de los temas de Gerencia y Finanzas Personales. Del leer, nace el saber.

  1. 1 Trackback(s)

  2. Bitacoras.com

Permítanos saber lo que piensa, déjenos su comentario