? Seguir a @aliantonio Crisis, Negocios y Dinero » Blog Archive

Dos alegrías: comprar para luego vender

{ Posted on Aug 23 2011 by Alí Antonio Manrique }

Este era un chiste que nos hacíamos en la oficina acerca de la compra de ciertos autos, para referirnos al mal negocio que tener uno de una marca en particular: comprar un auto de tal marca te da dos alegrías, cuando lo compras y cuando lo vendes. Y es que a veces nos obsesionamos tanto por ciertas cosas o posesiones que perdemos las perspectivas. Por ejemplo son muchas las personas que anhelan tener una casa de campo o un apartamento en la playa, una lancha para salir de pesca los fines de semana y las vacaciones enteras.

Ese parece que es el deseo de mucha gente, que ve en eso la coronación de sus sueños de ascenso social. Y al principio puede que esa nueva adquisición nos llene de alegría, pero es muy probable que con el tiempo terminemos aburridos y hasta hastiados del ritual de ir los fines de semana al mismo sitio y a la misma casa.

Pasa más de lo que usted cree, de hecho cuando estamos en pleno entusiasmo todos lo que vemos en relación a esa adquisición es positivo, pero pasado el tiempo y la emoción, lo que nos causaba tanta alaegría hoy nos crea una verdadera desazón gracias a que en muchos casos esa casa deshabitada se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza.

Si usted es una de esas personas que posee alguna propiedad para esparcimiento, saque cuentas. Muchas de estas propiedades, en relación a lo que cuesta su casa en la ciudad puede que sean baratas, pero a la larga es dinero que está improductivo, es un inmueble que se está deteriorando por falta de uso y es además una preocupación constante por el cuidado y mantenimiento.

Siga sacando cuentas y vea cuanto podría hacer usted con ese dinero invertido en otros instrumentos financieros u otro inmueble ubicado en un sitio distinto.

Son miles de departamentos, casas de playa y de campo, que se encuentran solos en muchos países porque son temporales y pocas veces se les puede sacar una renta sin que usted no corra el riesgo de que se lo dañen o le cueste más alquilarlo que tenerlo vacío.

Pasa con muchas de las posesiones extravagantes que a veces queremos tener, una lancha, una moto de agua, un ultraliviano, y así por el estilo. A menos que usted sea un fanático a toda prueba de este tipo de deportes y equipos, es muy probable que en meses, se aburra de su adquisición.

Para evitar caer en este tipo de gasto improductivo -aunque no le parezca, muchos gastos no lo son- es bueno que antes de caer en la tentación de hacer esas compras saque muy bien las cuentas: piense cuanto le costaría obtener el mismo servicio o placer sin llegar a desembolsar una gran cantidad de dinero.

Por ejemplo, una casa de campo o playa bien se puede sustituir por el alquiler y/o visita a una posada, o un hotel de playa, donde por el pago módico en relación a ser propietario, disfrutará de todos los servicios sin ninguna preocupación adicional que no sea el pago de la estadía.

Si de todos modos le parece que pagar por vacaciones no es un buen negocio y sigue determinado a comprar una casa para pasar vacaciones y/o fines de semana, trate de comprar algo pequeño, cuyo mantenimiento no sea tan costoso, ubicado en una zona de gran demanda, para que la venta sea rápida cuando decida salir de este.

Al momento de vender, evite los apegos sentimentales y piense que el precio de su inmueble es lo que el mercado está dispuesto a pagar. La alegría más grande en asuntos financieros viene del control de nuestras finanzas personales y de no hacer gastos sin planificación.

Y si usted es de los que ama salir de vacaciones, el método de una amiga mía le puede servir: invierta en bonos denominados en moneda dura o instrumentos parecidos y de renta fija y use el pago de intereses para viajar.

Puede que para expertos financieros ese sea a la larga un mal negocio, por aquello de la devaluación, pero si a ver vamos es una manera inteligente de recrearse y al final nos quedamos con nuestro capital para disfrutar el retiro o nuestra vejez, si es que la inflación lo permite.

En todo caso, da más alegría y menos dolores de cabeza que tener una casa sola en el campo o la playa. Saludos

© 2021 Todos los Derechos Reservados. Crisis, Negocios y Dinero

Alí Manrique

Autor: Alí Manrique

Ingeniero con especialización en Gerencia de Proyectos (PMI). Apasionado de los temas de Gerencia y Finanzas Personales. Del leer, nace el saber.


2 Responses to “Dos alegrías: comprar para luego vender”

  1. umm, este post, me hizo recordar a mi jefe, tiene una cabaña en las montañas, pero por la nieve que cae en invierno no la usa, y en verano, lo más divertido para él y su familia, es irse a los lagos y de la cabaña, nadie se acuerda. jiji

  1. 1 Trackback(s)

  2. Bitacoras.com

Permítanos saber lo que piensa, déjenos su comentario