? Seguir a @aliantonio Crisis, Negocios y Dinero » Blog Archive

¿En verdad el ahorro nos puede sacar de nuestra crisis financiera? (II)

{ Posted on Apr 04 2009 by Alí Antonio Manrique }

deudasMANEJO DE DEUDAS

Lo más difícil con lo que se puede encontrar un joven profesional o alguien que está comenzando su vida laboral, es mantener una disciplina financiera.

Por  todos lados llueven los ofrecimientos para que uno se endeude, recuerdo que recién graduado, a los pocos meses de comenzar a trabajar, me llegó, sin solicitarla, una tarjeta American Express.

Mi alegría fue infinita. Aquella tarjeta me daba status, me ubicaba entre los ganadores, o algo así por el estilo.

Lo cierto de todo eso, es que el uso indiscriminado de esa tarjeta, me retraso, por lo menos en unos ocho años la compra de mi apartamento. Y eso por qué? Porque simplemente vivía para consumir con la tarjeta, trabajaba para pagar la tarjeta y así sucesivamente.

Sin horizonte, sin perspectivas. Manejar el consumo de manera indiscriminada con una tarjeta de crédito es perjudicial para su condición financiera a largo plazo.

Deuda buena y deuda mala

Si, así como lo lee, existe una deuda buena y otra mala. Buena es aquella que adquirimos por comprar bienes o activos (tangibles o no) que en el mediano o largo plazo nos pueden colocar dinero en nuestro bolsillo. Invertir en nuestra educación, comprar bienes raíces o invertir en un negocio pequeño, son ejemplo de lo que le digo.

Solicitar un préstamo sea directamente al banco a o la Tarjeta de Crédito para aquellos gastos como comprarse un auto, un televisor de plasma, si es posible el mas grande de la tienda, o irse de compras o de viaje simplemente porque usted está aburrido, equivale a una deuda mala.

No quiero decir, que tener una deuda buena, no lo pueda meter en problemas, no obstante esas son las deudas por las cuales si vale la pena meterse en problemas.

Lo que trato de decir es que debe revisar cual es la situación con su deuda y afrontarla. No por ignorarlas estas se van a desaparecer.

Si elegimos vivir bajo las reglas del sistema económico establecido dentro de la sociedad, hay sólo una alternativa: ganar intereses o pagar intereses. Las deudas son lo opuesto al ahorro, con la diferencia que el ahorro es voluntario.

En el caso de las deudas, hay que pagar obligatoriamente, ¡aunque no podamos! Cuando se tiene un monto ahorrado, éste se servirá del sistema para ganar intereses y crecer.

Si a usted prácticamente le amarga tener que afrontar y pagar lo que debe, en vez de estar ahorrando o utilizando su dinero para otra cosa, piense en lo siguiente: lo que cobra el banco por concepto de deudas de consumo, es una barbaridad!!

Por lo general, y creo que es así en todos lados, es el interés mas alto que cobra la banca. Bueno imagine que el dinero de la deuda que usted va a pagar, es como si lo estuviera invirtiendo a esa alta tasa de interés. Pero que tonto es este tío, dirá usted.

No, piénselo bien, por cada tramo de deuda que pague, equivale a dinero ganado, es decir dinero que no va a tener que sacar en el futuro, por lo que lo va ir reinvirtiendo a medida que avanza en los pagos.

Como empezar

Tiene varios caminos, el drástico, que consiste en cortar sus Tarjetas de Crédito o devolverlas al banco, usted puede alegar que las puede usar mas adelante en una emergencia, pero ¿cómo va usar una tarjeta que está hasta el tope?

Si tiene ahorros, pague su deuda, tener ahorros a una tasa del 3% contra una deuda del 19%, es como no tener nada, es mera ilusión!!.

Es mejor ganar 0% que perder 16% anual por su deuda.

Si puede solicitar una tarjeta donde pueda transferir el saldo de las otras a una tasa más baja, hágalo. Obviamente debe romper o devolver las tarjetas que queden libres de deudas.

En este punto debe tener la precaución de preguntar por cuanto tiempo se va aplicar esa tasa mas baja, pues puede que ese sea un anzuelo para pescar incautos.

Debe ser extremadamente cauteloso, porque como andan las cosas, muchos bancos que emiten tarjetas de crédito están buscando clientes desesperadamente, ofrecen intereses muy bajos o ninguno, pero después que usted cae con ellos sacan las garras, así que sea prudente.

Si puede conseguir un préstamo a una tasa razonable y de ser posible a interés fijo, para pagar toda la deuda, hágalo.

Pídale prestado a su familia, si es que le prestan y usted es responsable, caso contrario puede terminar libre de deudas pero odiado por sus familiares.

Si no tiene ahorros y solo cuenta con su sueldo, hágase un plan de pago, destine una cantidad quincenal o mensual para pagar las deudas de su tarjeta de crédito. Hágalo de manera religiosa.

Por esta vía puede que tarde meses o años, dependiendo de lo que debe, pero a medida que pasan los meses usted se sentirá en control de sus finanzas y con otras perspectivas.

Demás está decir, pero lo digo, que no puede seguir usando la tarjeta de crédito; pues va continuar con el problema, y no sacrifique su calidad de vida. No vaya a dejar de comer porque todo tiene que pagarlo en deudas de tarjeta de crédito.

Si no puede cumplir con las cuotas mínimas que exige el banco, haga un convenio de pago. No deje que los intereses de mora le aumenten la deuda. El banco bloquea el uso de su tarjeta, congela el monto y de esta manera usted no sigue acumulando deuda por concepto de intereses de mora. Al banco lo que le interesa es recuperar el dinero que le prestó, por lo que llegará a un convenio.

Negocie. Por lo general si usted está en mora e insolvente con el banco por mas de tres meses, este pasa su caso a un bufete de abogados para que le cobre, en muchos casos es posible negociar con el bufete la tasa a aplicar mientras paga o el monto final de la deuda.

El bufete cobra comisión por lo recuperado. Ellos son los primeros interesados en que usted pague, por lo que a veces están dispuestos a ofrecer rebajas de la deuda o de la tasa a aplicar mientras paga.

Y por favor, por su propia salud financiera no siga consumiendo con las tarjetas de crédito. Destrúyalas. Se que en ciertas sociedades eso es difícil, pero inténtelo. Es preferible que pague con débito, cheque o efectivo.

Así solo comprará si tiene dinero, caso contrario no gasta. Así se evitará intentar vivir más allá de su presupuesto por comprar a crédito. Una persona a quien le hace daño el cigarrillo, las drogas o el alcohol, uno no lo deja con estos a la mano, igual usted con la tarjeta de crédito.

El mundo funcionó muy bien décadas atrás sin tarjetas de crédito, todo se pagaba con cheque o efectivo. Se puede funcionar sin tenerlas.

Ahora que si usted no puede. Su fuerza de voluntad es débil, entonces quédese con una sola. La más popular, o la que le cobre menos intereses, y cuando la use, no se financie, pague toda su deuda de una sola vez mensualmente.

Igual usted puede comenzar con el ciclo de volverse a endeudar y tener una recaída, por lo que le recomiende que use una tarjeta de débito ya que somos animales de costumbre.

La tarjeta de débito le impide que gaste el dinero que no tiene con la practicidad de una tarjeta de crédito, pero sin los peligros de esta última para sus finanzas.

© 2022 Todos los Derechos Reservados. Crisis, Negocios y Dinero

Alí Manrique

Autor: Alí Manrique

Ingeniero con especialización en Gerencia de Proyectos (PMI). Apasionado de los temas de Gerencia y Finanzas Personales. Del leer, nace el saber.

  1. 1 Trackback(s)

  2. Crisis, Negocios y Dinero » Blog Archive

Permítanos saber lo que piensa, déjenos su comentario