? Seguir a @aliantonio Crisis, Negocios y Dinero » Blog Archive

5 cosas que la universidad no puede enseñarle a los emprendedores

{ Posted on Oct 20 2011 by Alí Antonio Manrique }

Tener un grado universitario no es garantía del éxito de un negocio. Eso lo sabemos muchas personas por propia experiencia. Puede que usted sienta que ha desperdiciado años de estudio que al final no le van a dar un provecho cierto en lo que se refiere al mundo empresarial. No tan rápido, mi paciente lector. Una cosa es prepararse para hacerle frente a una carrera tradicional y otra muy distinta prepararse para ser empresario, crear empresas, inventar cosas y convertirlas en negocios. Invertir tiempo y dinero en una universidad tiene enormes ventajas, por ejemplo:

1.    Aprendemos a manejar el tiempo

2.    Desarrollamos contactos

3.    No hacemos auto-responsables

4.    Nos conectamos con personas de diferentes lugares, diferente extracción y diferentes niveles de educación

5.    Desarrollamos habilidades especificas

6.    Aprendemos a organizarnos

7.    Desarrollamos un pensamiento sistémico

Sin embargo es poco lo que aprendemos acerca de cómo crear empresas o desarrollar negocios, claro que ya en el horizonte están apareciendo algunas excepciones, mientras se consolidan, estas son las cosas que la universidad no enseña y que si tenemos deseos reales de emprender deberemos desarrollar por nuestra cuenta.

1.    La capacidad de adaptarse e improvisar. Si usted no es capaz de ajustar y adaptar un plan original las cosas le pueden salir muy mal en el proceso de poner en marcha una empresa.

Podría haber problemas con los proveedores, compañeros de trabajo o los clientes. Ante situaciones así no solo usted debe adaptarse, hasta toda la empresa lo deberá hacer. Solo hay una sola en la que un empresario tiene certeza: todos los días habrá algo nuevo que resolver.

2.    La capacidad de perseverar. Cuando las cosas van mal, el empresario exitoso tiene la capacidad de perseverar a través de las dificultades. Dirigir un negocio propio no es fácil, para nada. Creer que todo el mundo puede crear o dirigir una empresa, es un error.

Esperar que toda decisión que tómenos es la correcta, también es un error. De allí la importancia de aprender con los errores y seguir adelante. Nunca te rindas. No sirve de nada la esperar que todo va estar mejor, si no hacemos nada para que sea así.

La esperanza sin acción es mera futilidad. Haga que las cosas sucedan, ese es el verdadero trabajo de un emprendedor.

3.    La capacidad de tener “oídos sordos”. Como emprendedor de negocios, usted vive la vida de un pequeño porcentaje. La mayoría de las personas no pueden desarrollar la iniciativa empresarial. Eso significa que muchos no aprueban el riesgo que toman muchos empresarios.

Estos no piensan de la manera como lo hace un emprendedor nato. Por lo que no es raro que contantemente le pregunten acerca de qué si lo que usted está haciendo es lo correcto, si le parece que va por buen camino, o habrá quien le diga sin empacho que usted está loco.

La capacidad de ignorar y no escuchar a este tipo de personas no se enseña en ninguna parte. El camino de emprendedor es solitario y no todo el mundo lo puede transitar.Siga adelante

4.    El deseo de mantenerse aprendiendo. El aprendizaje no se acaba después de graduado o recibido. Llegar a ser un empresario exitoso conlleva mucho más. De muchas formas, cuando usted decide desarrollar su iniciativa empresarial, el aprendizaje apenas comienza.

No es algo programado, es algo natural centrarse en la mejora del negocio y de usted mismo. Para hacer eso lo mejor es buscarse mentores de diferentes industrias. Ojala y los consiga.

Gente cuya experiencia de vida en el mundo de los negocios le permiten aportan mucho a quienes apenas comienzan. Si  no conoce a alguien que le pueda apoyar en ese sentido, compre libros, vaya a Internte, busque blogs, foros y cualquier otra comunidad que comparta sus mismos intereses.

En el apartado de Download de este blog conseguirá bastante material que le puede ayudar.

5.    La capacidad de mejorar constantemente. Esa parte es una que no se enseña, se nace con ella, especialmente cuando nuestro producto no se vende tan rápido como esperábamos. Como emprendedor es necesario estar permanentemente motivado.

Indistintamente si nuestro producto tiene acogida o no. Un ejemplo de lo que digo es el de Mark Zuckerberg y Facebook, Google y Apple, a pesar de ser empresas consolidas y las primeras en su ramo, cada día que pasa tratan de mejorar y hacer las cosas más fáciles para el usuario.

El mundo de los negocios es sumamente competitivo y constantemente el dinero y la reputación están en juego.  A menos que usted tenga la voluntad de mejorar permanentemente, el éxito no va a durar. No se duerma en los laureles.

Conclusión: claro que tener un título universitario ayuda y mucho, de hecho yo me he pasado casi que la mitad de mi vida estudiando, pero desde que decidí buscar mi independencia financiera, descubrí que mucho de lo estudiado, si no lo sacaba del marco donde estaba metido, no me iba a servir de mucho.

Afortunadamente para mi he podido usar las ventajas de una educación universitaria con el deseo de ser empresario. Saludos

© 2022 Todos los Derechos Reservados. Crisis, Negocios y Dinero

Alí Manrique

Autor: Alí Manrique

Ingeniero con especialización en Gerencia de Proyectos (PMI). Apasionado de los temas de Gerencia y Finanzas Personales. Del leer, nace el saber.

  1. 1 Trackback(s)

  2. Bitacoras.com

Permítanos saber lo que piensa, déjenos su comentario