? Seguir a @aliantonio Crisis, Negocios y Dinero » Blog Archive

10 errores que las empresas recién creadas cometen

{ Posted on Oct 11 2011 by Alí Antonio Manrique }

Recién estaba en una reunión de amigos y uno de mis conocidos comenzó a contar el tremendo reto que significó  meterse a empresario y tratar de crear su propia empresa. Desde como tuvo que conseguir un socio capitalista, alquilar una oficina, pedir prestado a los bancos, conseguir clientes y al final, en menos de una año, todo se fue al diablo y aun no se explica que fue lo que pasó. Por supuesto que podemos suponer cualquier cosa, pero por lo general hay unas razones muy comunes a las empresas que recién comienzan que es bueno no pasar por alto.

Lo primero es pensar que cuando el negocio por fin arranca, se da por hecho que ya está todo listo, lo que lleva a sus propietarios a meterse en deudas o compromisos que no es posible cumplir.

Ese error es muy común que líderes de negocios nacientes acostumbran a cometer. Crear una empresa y consolidarla requiere una serie de cuidados y sobre todo humildad, que va desde compartir las decisiones con las personas a su alrededor hasta la simple actitud de admitir los errores.

El consultor, Martin Zwilling, especialista es Startups, preparó una guía con los 10 errores más comunes que según el comenten las jóvenes empresas que asesoró. Estos son sus consejos, que púbico en el site de la revista Forbes.

1.    Esperar que la compañía crezca antes de formalizarla. Aunque parezca increíble, muchas gente inicia negocios y no los formaliza en la creencia de que si este no se da, no se pierde dinero en el papeleo, pero si las cosas empiezan a salir bien puede ser peor.

Nada más vea lo que pasó con la gente Facebook y el enredo legal en que se vieron muchos de los que iniciaron la empresa. Regularizar desde el principio indica que usted es serio.

El proceso de regularización fuerza al empresario a registrar un nombre para el emprendimiento que le garantiza una serie de seguridades legales, como la propiedad intelectual.

2.    Confiar en acuerdos informales. Volvemos otra vez a traer como referencia el caso de Facebook, donde uno de los socios Eduardo Severin, quien puso la plata, dejó para después la formalización de la compañía.

El resultado de ese descuido, fue un largo proceso de Saverin contra Zuckeberg, exigiendo su participación en las ganancias de la empresa. Ese error es muy común de lo que la gente se imagina.

Eso se evita, formalizando desde el principio y definiendo el rol y participación de cada uno de los socios.

3.    Contratar rápido, despedir despacio. Un error muy común entre las jóvenes compañías de rápido crecimiento es salir desesperado a contratar empleados, lo que desemboca después en la contratación de malos trabajadores y luego dudamos en despedirle.

Para evitar ese tipo de situación se debe contratar bien: eso pasa por hacer una clara definición del cargo, por lo que las personas a escogerse deben llenar todos los requisitos exigidos.

Si esto se hace bien, la probabilidad de que el empleado que se seleccione no sea exactamente lo que se anda buscando es mínima.

4.    Contratar personas que nos halagan. Tener aduladores puede que para muchos sea algo que les suba el ego, pero eso no paga las cuentas.

Muchos jóvenes emprendedores tienen la idea de mezclar negocios con diversión y mezclar sus relaciones personales en la empresa.

Para evitar eso es buena la regla de contratar a sus empleados por criterio profesionales y no personales.

5.    Subestimar las necesidades financieras de la empresa. Revise de manera constante y concienzuda mente las cuentas y la cantidad de dinero que será necesaria para armar su empresa o negocio.

A muchos esa tarea les parece desagradable y no les gusta el tema, pero usted se puede llevar sorpresas bien desagradables después, por cuenta de la cantidad de detalles que ha dejado fuera del presupuesto.

Un flujo de caja desfasado es un grave error y puede no ser recuperable. Podemos terminar pidiendo prestado a tasas de usura por salvar el proyecto, cosa que una buena planificación financiera hubiera evitado.

6.    Dejar que los contadores de la empresa se ocupen de los gastos. Muchos al comenzar una empresa, juzgan que las prioridades son la producción, los productos y los clientes, sin embargo olvidan que lo más importante es tener el control de los gastos en la mano y reducirlos la máximo posible.

Delegar esas tareas en contadores o administradores es un error que se cometen frecuentemente. El éxito viene de presupuestar y tratar de ajustarse, por debajo, al presupuesto.

7.    Tomar decisiones solo. Al igual que es importante tener bajo control los gastos de la empresa, es necesario saber delegar. Ocuparse solo de todas las decisiones es un gran error.

Para que una empresa crezca es necesario que el equipo también lo haga. Un emprendedor inteligente busca asesoría para tomar decisiones, las paga con gusto.

8.    Ajustarse a una estrategia inamovible. No admitir que nuestras previsiones iniciales están erradas y por lo tanto no hacer los correctivos es uno de los peores errores que se pueden cometer.

Los planes de negocios son adaptables y variables, dependen mucho de factores externos cambiantes: una recesión económica, un nuevo competidor, cambios en el mercado.

Agendar reuniones mensuales para revisar y discutir su plan de negocio y las estrategias es una medida sana para no quedarse congelado y sin reacción ante los cambios del medio ambiente.

9.    Dejar que las crisis diarias, lo aparten del negocio central. Saber distinguir las tareas más importantes y concentrarse en ellas exige práctica y esfuerzo.

Por “más importante” se entiende: hacer seguimiento del mercado, de los clientes, reducir costos y batallar contra los competidores.

Es importante saber en que momento delegar tareas, dialogar con el personal, hacer reclamos y descansar. Si usted se deja llevar por el día a día, perderé el foco y se desviará de sus prioridades.

Al principio es bueno que usted haga un seguimiento cerrado de su proyecto, en la medida que evolucione, de esa misma manera usted debe pasar a una forma colectiva de tomar decisiones.

10.    Ignorar los errores. El mayor error que se puede cometer, es dejar de aprender de los errores, de los nuestros y de los demás.

A muchos emprendedores, el orgullo les impiden reconocer cuando han cometido errores. El error es una parte inevitable de cualquier emprendimiento de éxito.

Lo que es imperdonable es repetir los mismos errores siempre. Kiyosaki, al respecto dice lo siguiente: cometer errores no es suficiente para ser grande. Usted debe admitir el error y aprender en como transformar sus errores en una ventaja.

© 2021 Todos los Derechos Reservados. Crisis, Negocios y Dinero

Alí Manrique

Autor: Alí Manrique

Ingeniero con especialización en Gerencia de Proyectos (PMI). Apasionado de los temas de Gerencia y Finanzas Personales. Del leer, nace el saber.

  1. 1 Trackback(s)

  2. Bitacoras.com

Permítanos saber lo que piensa, déjenos su comentario